Los cambios que se desencadenaron con la pandemia fueron cruciales y nos llevaron hacia la cuarta revolución industrial o revolución 4.0, con una rapidez para la que no estábamos preparados. Esta transición que se caracteriza por las diferentes transformaciones e innovaciones tecnológicas han puesto el foco de atención en la importancia del desarrollo de habilidades blandas o soft skills.

Actualmente nos movemos en un mundo VICAH, término que se usa para definir hace algunos años el nuevo escenario que enfrentan los negocios: volátil, incierto, complejo, ambiguo e hiperconectado. Ante la ola de cambios, la reacción de muchos profesionales puede ser enfocarse en actualizarse en el uso de nuevas tecnologías, sin embargo, los expertos indican que la atención debe dirigirse en habilidades necesarias para gestionar la evolución que se aceleró con la pandemia.

Jay Rao, Ph.D. de Anderson Graduate School of Management (UCLA), destaca que la innovación es la principal herramienta para liderar el mundo de hoy, para lo cual “es necesario adquirir las competencias que permitan gerenciar la incertidumbre”, destaca.

¿Cómo aprender a gestionar estos nuevos escenarios?

Las habilidades blandas o soft skills se convierten en una pieza clave para adaptarse a las transformaciones. Deloitte Talent Trends, asegura que “los soft skills o habilidades humanas cada vez toman más relevancia en el contexto del futuro del trabajo. Para resolver problemas, tomar decisiones, liderar equipos, entre otras, será una constante, sin importar el grado de automatización y adopción de las nuevas tecnologías de información que se desarrollen”.

Y estas habilidades blandas de las que tanto se habla van más allá de destrezas técnicas o medibles, se tratan de competencias que describen la forma de trabajar y relacionarse con equipos de trabajo. Estas son habilidades diferenciadoras y, aunque no son técnicas, tienen un fuerte impacto en las organizaciones y ayudan a construir un perfil atractivo.

Un informe de McKinsey & Company, revela que actualmente los reclutadores tienen dificultades para encontrar profesionales con habilidades humanas necesarias para hacer frente al mundo automatizado. Entre ellas mencionan: resolución de problemas, pensamiento crítico, innovación, creatividad, resiliencia y comunicación.

¿Cómo desarrollarlas?

Sin importar tu área de desarrollo profesional, hay tres pasos que necesitas dar para trabajar en tus habilidades blandas, aquí te los dejamos:

  1. Evalúa tu perfil. Tomate un tiempo para analizar tus fortalezas y debilidades, si lo necesitas pide ayuda a un mentor o un consultor de carrera que pueda guiarte. Identifica qué habilidades quieres desarrollar y cuáles necesitas para la carrera profesional que quieres construir. Es muy importante tomar en cuenta las demandas actuales del mercado.
  2. Elabora un plan de acción. Traza la mejor ruta para alcanzar las competencias profesionales que has identificado. Para este punto, te recomendamos investigar y pedir consejo para establecer el camino que realmente te ayudará a alcanzarlas.
  3. Prepárate para aprender. ¡Es momento de salir de tu zona de confort! La formación te permitirá llevar tu perfil al siguiente nivel. Para fortalecer las habilidades que has reconocido es indispensable ponerte a prueba y aceptar nuevos desafíos para tu carrera.

En INCAE Business School creemos que para formar líderes a la altura de los desafíos de hoy se necesita formación de calidad. Por eso nuestros programas tienen el balance perfecto entre las habilidades técnicas y humanas más demandadas por el mercado laboral. El desarrollo de estas competencias ocurre en las aulas, enfrentando problemas reales, de empresas reales en un ambiente controlado, a través del método de casos que heredamos de Harvard Business School. Este método de aprendizaje permite fortalecer habilidades como liderazgo, trabajo en equipo, resiliencia en espacios que se caracterizan por la diversidad de culturas y disciplinas.