En junio de 2020, Coca-Cola lanzó un plan para la transformación digital de la hostelería. En este panorama de crisis pandémica, la firma de refrescos trabajó en aspectos de digitalización claves y para ello, contó con IBM, Microsoft, Servicenow, Salesforce, SAP, Deloitte y Cap Gemini para crear Bartalent Lab.

Este es solo un ejemplo más de por qué Coca-Cola es una de las marcas más reconocidas del mercado desde hace décadas. Coca-Cola aprendió mucho de las empresas emergentes, y es así cómo han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. Veamos las 5 lecciones que nos deja Coca-Cola sobre ser una empresa disruptiva.

5 lecciones de Coca-Cola sobre la transformación digital

1. Para construir nuevas empresas, necesitas nuevos sistemas

Las grandes corporaciones ya están establecidas y diseñadas para ejecutar, no para explorar, y su objetivo ahora es adaptarse y digitalizarse. Estas grandes compañías que siguen siendo exitosas lo consiguen gracias a que instauran los sistemas, personas y estructuras adecuados.

Pero, ¿qué ocurre con las start ups, con las nuevas empresas emergentes en este panorama de digitalización? Estas empresas se diseñan de forma prácticamente opuesta: se diseñan para explorar, no para ejecutar. Es así como encuentran el modelo de negocio adecuado que les permite escalar hacia lo más alto.

Este pensamiento requiere una velocidad y flexibilidad que no encajan en las antiguas compañías, por lo que deben desarrollarse nuevos modelos de trabajo en torno a las necesidades de los antiguos empresarios y su forma de trabajar.

2. Comienza con problemas, no con ideas

Para saber en qué ideas hay que invertir, primero hay que conocer qué problemas hay que afrontar. Y es que la mayoría de las ideas son, en realidad, soluciones. Soluciones que, a veces, buscan un problema.

Las nuevas empresas consiguen la flexibilidad enfocándose en un problema. Es este pensamiento de resolver un gran problema lo que las ayuda a crear grandes ideas que son, simplemente, soluciones a dicho problema. No ejecutan un proyecto a ciegas, sino que solucionan un problema que la gente tiene.

3. Primero, lanza; luego, planifica

Toda persona que trabaje en una compañía sabe de la importancia del plan de negocio. Se trata de una hoja de ruta que le da sentido a un proyecto y orientación a un equipo, para garantizar que todos los miembros siguen el mismo camino.

Sin embargo, las nuevas empresas enseñaron una valiosa lección a Coca-Cola: comprometerse a algo grande antes de gastar dinero en ello. Primero, logran resultados reales y tangibles (ventas, usuarios, clientes) y es entonces cuando planifican con base en esos resultados reales.

4. Utiliza productos viables mínimos para aprender

Los productos “mínimos” son tan mínimos que no ayudan a probar nada, mientras que los productos “viables” están totalmente diseñados y ejecutados y no dan espacio a la exploración. Un “producto viable mínimo” es lo más barato y rápido que se puede crear para aprender y entregar valor al usuario final.

Coca-Cola averiguó que las start ups utilizan “productos viables mínimos” para probar conjeturas y aprender de ellos. El objetivo de estos productos es determinar si pueden desarrollar una solución que venda, lo que es muy diferente al proceso normal de desarrollo de un producto (proceso stage-gate).

La diferencia entre ambos métodos reside en que las empresas emergentes trabajan de modo contrario al tradicional, lanzando al mercado un producto y repitiendo con base en los aprendizajes, eliminando el riesgo en su modelo de negocio de forma continua. Así, se aprende mucho antes qué funciona y qué no.

5. Enfócate en la métrica

Existe una famosa frase que reza: “No vendas lo que puedes hacer, haz lo que puedas vender”. Esta cita resume cómo los antiguos empresarios tienden a centrarse en lo que las personas necesitan y quieren, pero es difícil averiguar esto mismo, sobre todo en las start ups.

A veces, las empresas emergentes no sólo intentan resolver un problema que no tiene solución en ese momento, sino también desarrollar el mercado alrededor de esa solución. A falta de datos históricos y experiencias, estas nuevas empresas recurren a las métricas.

El uso KPIs y datos para medir un gran número de parámetros dentro de una empresa es muy valioso, y cada vez más imprescindible. Centrarse en las métricas es imperativo para avanzar y crear un enfoque que dé claridad a los equipos, e incluso a toda una compañía.

MAIT: rompiendo con lo tradicional

En INCAE apostamos por lo disruptivo y por la digitalización. Por ello, hemos desarrollado MAIT: Master in Analytics, Innovation and Technology Management.

Este máster está diseñado para profesionales y jóvenes emprendedores que buscan mejorar sus habilidades en la innovación, las tecnologías emergentes y los negocios digitales para seguir creciendo en el mercado laboral.

Adelántate al futuro con INCAE. Invierte en la transformación digital y alcanza el éxito empresarial.