Durante los últimos años Alemania ha sido considerada un ejemplo a seguir. Se trata de la economía más estable tras el colapso financiero producido en el resto de países europeos. Pero, ¿qué es lo que mueve realmente a este país cuyos trabajadores poseen jornadas laborales de 35 horas semanales para ser tan poderoso?

Knote, sitio web especializado en productividad, analiza cuatro claves que han llevado a Alemania a ser el país de referencia en la actualidad:

Las horas de trabajo significan horas de trabajo

En palabras de una joven alemana en el documental ‘Make Me A German’ (BBC): “Estuve en Inglaterra durante un intercambio… estaba en la oficina y todo el mundo hablaba de sus asuntos privados… y todo el rato bebiendo café”. Este asombro producido por una situación tan cotidiana es síntoma de las diferencias culturales que existen en AlemaniaNo está permitido usar Facebook ni el teléfono móvil para asuntos privados, no se puede usar el correo electrónico para temas personales ni hablar con los compañeros sobre asuntos ajenos al trabajo en horario laboral. Esta serie de prohibiciones son el reflejo de una sociedad que focaliza las tareas, destinando el tiempo que le pertenece a cada labor.

Comunicación directa

En un proceso comunicativo siempre se pierde información en los intermediarios. Y es que la larga trayectoria que tiene que pasar un mensaje para que sea escuchado por el máximo cargo es realmente compleja en muchos trabajos. Sin embargo, en el modelo alemán los trabajadores consultan directamente con sus superiores sus propuestas, sus nuevas alternativas o las posibles sugerencias. De esta manera, la información fluye de forma directa y sin intermediarios.

La importancia de tener una vida fuera del trabajo

La era tecnológica ha dado pie a que, en muchas ocasiones, nuestras jornadas laborales se alarguen más de lo previsto. ¿Quién no recibe correos electrónicos cuando ya ha llegado a su casa? ¿O quién no ha tenido que quedarse en el trabajo para concertar una reunión a una hora concreta? No en Alemania. Cuando las jornadas laborales han terminado, han terminado; incluso de forma legal se plantea una prohibición para recibir e-mails relacionados con temas de trabajo después de las 6 p.m.

Compaginar la paternidad o maternidad con el trabajo

El modelo alemán de baja por paternidad o maternidad es el más permisivo y prolongado de los países desarrollados: 14 meses (divididos como se necesiten) con un salario del 67% de su sueldo habitual que será proporcionado por el Estado. Además, pueden solicitar una baja similar durante 3 años (aunque de forma no remunerada) cualquiera de los dos cónyuges, pudiendo reincorporarse al mundo laboral posteriormente.

Extracto del artículo publicado en el sitio web de la revista Forbes España.