• El premio fue entregado el pasado 26 de abril a la ganadora, Rocío de los Milagros Cabrera Fang, peruana, graduada del Global MBA 2022.
  • Participaron 21 graduados del MBA 2022, Global MBA 2022 y MAIT 2023, de nueve diferentes nacionalidades.

Todo aquello que nace de un sueño nos da la energía para luchar de manera incansable. Los sueños nos llevan a explorar nuestro lado más sensible y guerrero a la vez. Mi nombre es Rocío y soy una soñadora con mucho coraje para la que INCAE siempre fue un sueño.” Con esta frase, Rocío de los Milagros Cabrera Fang del Global MBA 2022, inició en su ensayo sobre su esfuerzo y orgullo de pertenecer a la gran familia Incaísta, ensayo que la llevó a ganar el “Premio J.J. Vallarino al mejor artículo sobre su experiencia en INCAE y su visión hacia el futuro de la institución”.

Este premio fue creado por Don Joaquín José Vallarino, quién fue parte del proceso de fundación de INCAE y ocupó la Vicepresidencia del primer Consejo Directivo de INCAE, desde 1964.  Don J.J. creía fielmente en la importancia de mantener una relación sólida entre la institución y su comunidad de graduados. Este premio se estableció para ser entregado de forma anual con base en los rendimientos del fondo, queriendo promover el compartir de los graduandos acerca de su experiencia en INCAE a través de un ensayo.

Don Joaquín José Vallarino participó en el comité evaluador del premio hasta sus 96 años y ahora su nieto Raúl Montenegro Vallarino forma parte del equipo que escoge al ganador o ganadora de este premio, que visibiliza la experiencia Incaísta y promueve a que cada vez más jóvenes talentos de la región puedan ser parte de esta comunidad, llevándose un verdadero aprendizaje de su paso por INCAE, cargado de retos, anécdotas, vivencias pero sobre todo de enseñanzas para su vida, tanto personal como profesional. “Considerando la alta participación – estoy seguro de que el propósito de mi abuelo se ha cumplido, la semilla sembrada está germinando” opinó Raúl.

Rocío de los Milagros Cabrera Fang es un ejemplo de romper paradigmas, de no aceptar un “no” por respuesta, de esforzarse y plantearse metas para alcanzar el sueño de convertirse en líder en su país, ser capaz de marcar un precedente, como indica en su ensayo.

Sin duda alguna, ella representa a la mujer Incaísta que inicia esta experiencia transformadora con metas y objetivos claros, que son retados desde el primero hasta el último de los días de su programa de Maestría, y que por ello lo culmina con profundo orgullo, satisfacción y agradecimiento por haber tenido la oportunidad de vivir esta experiencia. “Hoy sigo soñando y con voz firme para contar mi historia de lucha, alentando así a futuros Incaístas a creer en ellos mismos y luchar por sus sueños” concluye en su ensayo.

AQUÍ puede leer su ensayo completo.